Cambio Horario. Vuelta al horario de invierno

Vuelta al horario de invierno

El domingo de madrugada, tendremos cambio horario, a las 3 serán las 2. Este proceso que se repite cada año en octubre, de forma inversa al cambio de marzo.

Cambio horario en la Unión europea

El motivo que se argumenta es que se produce un ahorro energético (es algo que no está del todo claro). La sociedad lo tiene asimilado como una tradición, más o menos como las uvas de noche vieja. Aparte del supuesto ahorro energético el cambio de hora tiene impacto en nuestra vida y en nuestro organismo.

Podemos considerarlo como una especie de pequeño jet lag. El efecto es el mismo que si desde la península nos desplazamos a Canarias, Portugal o Gran Bretaña.

La mayoría de la gente se adapta bien a estos cambios, pero hay colectivos especialmente sensibles.

¿Quiénes son los principales perjudicados?

Siendo estos efectos ligeros, son los niños quienes más sufren las consecuencias, aunque el cambio de hora de primavera es el más complicado.

Cambio horario en la Unión europea. Los niños los más afectados

Los niños tienen pautas de comportamiento estrictas, tanto más, cuanto más jóvenes son. La percepción de una hora para un niño es más larga que para un adulto. El resultado es que se ven muy afectados, provocando comportamientos irritables, falta de atención y concentración.

Parece que los cambios de horario y de sueño provocan también un aumento en los accidentes de trabajo y de tráfico., Los días siguientes a los cambios de horario se producen un mayor número de accidentes.

¿Cuándo será el último cambio horario?

El pleno de la Eurocámara ha respaldado -por 410 votos a favor, 192 en contra y 51 abstenciones- retrasar a 2021 la eliminación del cambio de hora bianual en la Unión Europea y no en abril de 2019 como planteó inicialmente la Comisión Europea.

Según los plazos contemplados por la Eurocámara, a priori, en los países que quieran quedarse con el horario de verano los ciudadanos cambiarían por última vez el reloj en marzo de 2021 y en octubre de 2021 si sus países se decantan por el horario de invierno. Los países deberán comunicar a Bruselas para abril de 2020 el uso horario que quieren tener.