La Comunidad de Madrid limita la teleformación

Teleformación y formación presencial

La Teleformación limitada en la Comunidad de Madrid.  Ha publicado el pasado viernes 21 de septiembre, el extracto de la orden de la convocatoria plurianual 2018-2019 de subvenciones, para la financiación de programas dirigidos prioritariamente a trabajadores ocupados.

En primer lugar, las entidades podrán presentar las solicitudes hasta el 15 de octubre.

Además, se financiarán acciones formativas en presencia y teleformación.

  • Para trabajadores ocupados con la posibilidad de incluir hasta un 30% de desempleados.

Las únicas acciones formativas que se ofertan en teleformación, son las conducentes a la obtención de un Certificado de Profesionalidad, que además cuentan con horas presenciales.

No parece muy coherente que menos del 10% del presupuesto de esta convocatoria, recordemos que es plurianual,  se destine a formación online o teleformación, cuando esta convocatoria va dirigida fundamentalmente a trabajadores ocupados.

teleformacion imagen de elearning limitado

Ventajas

Las ventajas de la teleformación son muchas, y para las personas ocupadas, muchas más todavía:

  • Flexibilidad en los horarios
  • Sin  desplazamientos
  • Interactuar en un foro con los demás alumnos y profesores sin establecer horarios.
  • Dinámicas de grupo que le permiten participar en cualquier momento.
  • Conectividad con distintos dispositivos
  • Amplio horario de tutorías, etc…

Limitar la formación a las personas ocupadas o desempleadas, por no poder elegir un modelo de formación flexible que se adapte a su jornada laboral y/o la vida familiar no es la mejor manera de incrementar la competitividad de nuestras empresas.

Tampoco cumple con las aspiraciones de promoción profesional y desarrollo personal de los trabajadores.

Limitar la formación únicamente conduce a un empobrecimiento cultural. Actualmente la administración considera que la enseñanza de la formación profesional se debe ceñir a los muros de los recintos educativos, sin darse cuenta de que los medios del siglo XXI han cambiado. No sólo existe la formación presencial.

Como resultado de ello estamos menos concienciados y dispuestos a mejorar