Viajando por España (II). Santa María de Moreruela

Monasterio de Santa María de Moreruela

Seguimos viaje por el Románico Zamorano. Vamos al Monasterio de Santa María de Moreruela, a 40 km de la capital junto a la A-66. No fue casual la elección del lugar donde se levanta ésta joya del arte cisterciense. El edificio se construyó muy cerca del rio Esla, un importante afluente del Duero. Está  junto a la Vía de la Plata, rodeado de campos de cereales y una extensa dehesa.

Santa María de Moreruela

Inicialmente benedictino y más tarde entre 1158 y 1162, cisterciense cambiando su denominación por Santa María.

Se considera uno de los primeros monasterios cistercienses edificados en la península ibérica.

La primera referencia documental del monasterio se encuentra en un comentario encontrado en el Codex biblicus legionensis de la catedral de León en el que se menciona la vida del santo Froilán de Juan Diácono.​

Esta biblia del siglo X es una copia de 920 realizada de otra que se encuentra en el monasterio de Albares de la Ribera.

En esta descripción se menciona como el obispo Froilán inaugura mediante los consejos de Alfonso III el Magno un monasterio en Salvador de Tábara y el de Moreruela a la ribera del Esla.

Su máximo esplendor fue en el siglo XIII con amplias posesiones en la provincia de Zamora.  Declarado Monumento Histórico por decreto de 3 de junio de 1931.

La iglesia

De origen románico que evolucionaría pronto a un gótico temprano. Con una iglesia enorme, 63 metros de largo por 26 de ancho, entre los extremos del transepto.

Iglesia del monasterio

Tenía planta de cruz latina de tres naves de nueve tramos siendo la nave central más ancha que las laterales.

Un gran transepto y cabecera formada por presbiterio y capilla mayor semicircular rodeada por girola de una nave que se abre a siete capillas radiales de planta semicircular.

A la planta de esta iglesia se añadieron dos pequeños absidiolos en los muros orientales.

El poder evocador de las ruinas ha atraído e impresionado a diversos artistas desde mediados del siglo XIX.

Curiosamente no aparece en libros de viajes de la época, siendo una de las primeras referencias la que expone en un conjunto de grabados publicados en Zamora Ilustrada en un número publicado en 1883.

Resulta normal que el monasterio atraiga las miradas populares al ser una de las primeras expresiones del Císter en la península. Miguel de Unamuno menciona a Moreruela en 1911 tras una visita a sus ruinas, escribiendo en un artículo publicado en El Imparcial​.

Otra visita importante en la zona son las lagunas de Villafáfila (Reserva Natural) y el lago de Sanabria